17 de marzo de 2016

Cómo no promocionar tu libro si eres un autor poco conocido


Hace unos meses comencé a seguir en redes sociales a autores que habían optado por publicar su libro ellos mismos, es decir, sin una editorial que los respaldase. Quería escribir un artículo al respecto para ayudar a otros escritores que estuvieran pensando en hacer lo mismo. Pero al buscar candidatos entre estos autores para entrevistarlos con lo único que me he encontrado es con un continuo spam de sus libros. En la mayoría de los casos ni siquiera compartían contenido que no hablara de su obra; nada, ni un mísero tweet. Otras veces, los más exagerados (y entre ellos también incluyo a editoriales) envíaban el mismo tweet, copiado palabra por palabra, continuamente durante días. ¿No comprenden que así solo consiguen provocar hastío entre sus seguidores?

La cosa habría quedado así si no fuera porque, para más inri, la mayoría acostumbraban a enviar  a todos sus seguidores el mismo mensaje privado (de esos que se configuran automáticamente mediante tuitutil.com) con un texto parecido al siguiente:
Hola, gracias por seguirme.
Soy el autor de la novela "X".
Entra en el siguiente enlace para adquirir un ejemplar.

Podía estar más o menos elaborado, ser más o menos impersonal pero el ataque estaba ahí y ya te había alcanzando.
La primera reacción que tuve cuando empecé a recibir este tipo de privados fue responder a los autores diciéndoles lo que pensaba al respecto y la poca gracia que me hacía que invadieran así mi bandeja de entrada. ¿Qué pasó? Que me respondieron algo así como "entonces no me sigas en Twitter". Buena idea, me dije. Y ahí acabó nuestra comunicación.

Sin embargo, el ansia de promocionarse no quedó ahí y alguno, después de que lo eliminara de entre mis contactos, decidió citarme (junto a otros usuarios) en sus tweet con enlaces a su novela pensando que así lo compartiríamos entre nuestros seguidores. ¡Como si la gente retuitease todo lo que lleva su nombre!

Pero las ganas que tenía de redactar un artículo para escritores autopublicados no cesaron por eso y durante los siguientes días decidí borrar absolutamente todos los correos de spam que me llegaran sin leerlos. Creo que en dos semanas, de media, he perdido más tiempo borrando este tipo de mensajes que leyendo o escribiendo mis propios relatos. Abrumador. Y tampoco sigo a tanta gente.

No habría escrito esta entrada si no fuera porque no soy la única que piensa de esta forma y porque no sé hasta qué punto estos autores son conscientes de lo contraproducente que este método para ellos. Están cavando su propia tumba.

No voy a escribir pautas para promocionar tu obra porque ya hay muchos artículos que hablan sobre ello. Lo que sí voy a hacer es exponer cómo se siente un lector en redes sociales cuando le llegan este tipo de mensajes (tanto en Facebook como en Twitter) y lo que piensa sobre ese autor.


Cuando le llega un mensaje privado de esos que se envían solos en cuanto alguien comienza a seguirte.

1) Probablemente esa persona solo te añadió porque sabe que le devolverás el follow.
Simplemente.
En principio no tiene ningún interés en tu libro y no le impresiona que seas escritor.

2) Si tenía algún tipo de interés en ti por ser escritor porque bien tenga un blog de reseñas
o, si acaso y con suerte, esté interesado en leerte, acabas de fastidiarlo con ese mensaje.
Lo primero que pensará de ti es que estás desesperado. Y la gente desesperada no gusta, nunca.
Lo segundo que pensará es que tu único tema de conversación es ese: tu libro. Y la gente monotemática es aburrida. Las redes sociales no están para leer a gente aburrida.

3) Tu mensaje no es personal, no te has interesado en él como lector,
no has dedicado tiempo a escribirlo ni a revisar su perfil para saber si le interesará tu libro y así recomendarlo. No estás manteniendo una conversación, le estás haciendo hablar con una máquina.
En realidad no te importan nada tus lectores. ¿Por qué piensas que ellos se van a interesar por tu libro?

4) Aterriza. Tener seguidores no te hace tener lectores.
Avasallar de esta manera a tus seguidores te hará perder cualquier oportunidad para que te lean.


Cuando ya tienes mucho morro y compartes spam citando directamente a tus seguidores a vista pública.

1) Lo primero que va a pensar tu seguidor es: ¿Quién te crees que eres para invadir mi muro con esta basura? Visto de otra forma: ¿Cómo te sentirías si alguien fuera a tu casa y arrojara publicidad sobre algo que no te interesa por cada una de tus habitaciones?

2) Estás invadiendo la privacidad y el espacio personal de ese autor en las redes. No es tu espacio y no tienes derecho a publicar nada. Eso no está ahí para que tú vayas a promocionar tu libro, ni tu película ni tu nueva empresa de autopublicación. Es insultante, intrusivo y de mal gusto.

Cuando agregas a alguien y enseguida le envías spam sobre tu página en Facebook, tu blog o tu libro.

1) Mal. Mal. ¡MAL!

2) Más de lo mismo. Esa persona no tiene por qué entrar en tu página/blog y seguirte solo por que tú se lo digas. Ni siquiera debe seguirte sólo porque te haya agregado al Facebook o porque ya os sigáis en Twitter.

3) Primero debes mostrar interés por las publicaciones de los demás. Las redes sociales están para interactuar y como tú hay millones de escritores que quieren promocionar su libro. No seas pesado y respeta a tus seguidores.


Espero que haya quedado clara la idea que quiero transmitir con esta entrada. Hay escritores autopublicados que se mueven muy bien en redes sociales y, desde luego, cuando publique mi artículo, les entrevistaré solo a ellos. Pero por desgracia son los que menos, y en parte pienso que la mala fama que han conseguido en las redes sociales es gracias a este tipo de autores (además de editoriales y  bloggers, por qué no decirlo) que abusan del spam.



Como no quiero que nadie se sienta perdido después de haber leído esta entrada si hasta ahora pensaba que esta era la mejor manera de promocionar su obra en redes porque, a ver, no todo el mundo tiene por qué saber lo incómodo que es eso y presupongo que nadie lo hace con intención de molestar... Aquí os dejo un enlace a la página de Gabriella literaria, donde da algunos consejos para promocionar obras en Internet.



14 comentarios:

  1. Por desgracia, no sólo en el ámbito literario ocurres esto. Dentro de lo artístico me encontré siguiendo a un gran compositor y me he hartado de él simplemente por cansino. Era recibir todos los días dos o tres o cuatro mensajes automáticos sobre su academia o sus libros. De ser un fan convencido he pasado a ser un «anti» —lo que en mi caso significa simplemente que he dejado de seguirlo, he quitado su música de mis listas, etc., pero ni siquiera aquí lo nombro—.
    Y lo peor, es que cuando contacté con él para comentárselo, no se dignó, no ya siquiera a responder al emilio, ni siquiera a leerlo.
    ¿Yo tengo que aguantar 1.000 mensajes tuyos, sin exagerar, automáticos todos y tu no me lees el mío, único con el que te he «molestado»? ... Sí, ya supongo que tendrá muchos seguidores y muchos correos que contestar, pero si no eres capaz de hacerlo, no abras tantos frentes en las redes.

    Gracias por compartir tu experiencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia algunos artistas, empresas y comerciales piensan que las redes sociales son un escaparate donde "bombardear" con su producto.
      Es una lástima que sea así porque muchos no se dan cuenta del efecto que tiene entre sus seguidores.
      Gracias por comentar la entrada, un saludo :)

      Eliminar
  2. Muy de acuerdo con todo lo que dices. Creo que algunos autores no saben cómo promocionar sus obras adecuadamente. El spam NO es la solución. Personalmente, como lector me ayuda conocer al autor, que me caiga bien y que su obra me cause interés y curiosidad. Si ya de buenas empiezan con el spam, mal vamos.
    Es interesante ver que un autor habla de más cosas además de su libro. Buenos ejemplos de esto son Gabriella o Ana Gonzalez Duque. Comparten contenido muy interesante, y rara vez dan el coñazo con su libro. Sus libros son de los que más ganas tengo que leer, por algo será :P
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa lo mismo que a ti, Eduardo. Puede ser que un autor que esté empezando caiga pronto en el spam, tampoco es un delito. Pero para mí eso dice mucho del tiempo que dedica a conocer el mercado y a los lectores. Me lleva a pensar, incluso, que dedicó el mismo tiempo a corregir y subsanar erratas.

      Eliminar
  3. Me ha hecho gracia encontrar este artículo hoy en tu blog, porque da la casualidad de que hace poco viví uno de estos expedientes X, al abrirme por fin una cuenta en Goodreads. No llevaba ni media hora registrada, cuando recibí la invitación de amistad de un tipo que lo único que quería era endosarme descaradamente publicidad de su libro. Me hizo preguntarme si se pasará el día entero pegado a la pantalla, esperando que nuevos usuarios se unan a la plataforma para bombardearlos. ¿Es siquiera eso posible? XD

    Lo triste es que, si optas por autopublicarte, el tener que guisártelo y comértelo todo tú solo puede llegar a aflojarte las tuercas y hacerte caer en estas prácticas medio lamentables... El ansia viva, como diría Mota. Porque ¿cómo promocionarse cuando estás más solo que la una para sacar adelante tu trabajo? Creo que es más difícil de lo que podríamos imaginar. Ahora me quedo con muchas ganas de ver tu artículo sobre los autores autopublicados que SÍ saben moverse por el mundillo en condiciones. Vaya cliffhanger, jaja.

    Genial el artículo de Gabriella, por cierto, ¡gracias por compartirlo! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía pensado abordar ese tema, dikana. Os avisaré con tiempo cuando vaya a subirlo. Muchas gracias por tu comentario. Un saludo.

      Eliminar
  4. ¡Hola!

    Me he pasado a leer tu artículo y me ha parecido muy bueno. Creo que tienes razón en todos los puntos que has citado, aunque como bien ha dicho dikana, para los autores autopublicados debe ser muy difícil promocionarse si no tienen un respaldo editorial detrás. Aun así, el hecho de que la mayoría de los mensajes de spam sean indiscriminados e impersonales consiguen lo que tú has mencionado: hastío en la gente que les sigue.

    Un artículo muy acertado. ^^

    ResponderEliminar
  5. Hola, soy Judith, del blog http://neverrainsforever91.blogspot.com.es/ vengo de la iniciativa seamos seguidores y ya te estoy siguiendo
    un saludo :)

    ResponderEliminar
  6. Estoy enamorado de tu Blog, es de una calidad insuperable, no sé porque estos lugares de internet tienen tan pocas visitas... Totalmente de acuerdo, EL SPAM EN TODOS LOS ÁMBITOS Y LUGARES ES CONTRAPRODUCENTE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Max. Aunque todavía tengo que mejorar mucho y ampliar el contenido.
      Espero verte por aquí más veces.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Hola, Giny, acabamos de descubrir tu blog gracias a este estupendo artículo que has publicado. Como bien dices, desgraciadamente son muchos los autores autoeditados que, desconocedores de lo que pueden hacer para promocionarse y obtener visibilidad, caen en una serie de prácticas con las que logran un resultado completamente contrario al deseado. También es cierto que hay muchos que lo hacen bien y tienen que salir a la luz como ejemplo, es el caso de Benjamín Recacha (http://www.mundopalabras.es/blog/benjamin_recacha_promocion_escritores/) o Ana González Duque y Gabriella, que tú también citas, y que nosotros hemos incluido como ejemplo en una guía que publicamos hace poco, "Todo lo que necesitas saber sobre el marketing de escritores y nunca te contaron", que quien esté interesado puede descargar gratis solo suscribiéndose a nuestras newsletters (en la parte inferior de nuestra web). Gracias por aportar contenido de utilidad e interés y ¡felicidades por tu blog! ;)

    ResponderEliminar
  8. Hola Giny, ayer descubrí tu Blog gracias a Twitter. Antes de nada quiero felicitarte por el artículo. Soy un autor novel que trata de promocionar su libro y percibo que tienes razón. Yo no envío el cansino mensaje automático, pero no puedo dedicar mucho a la promoción ya que mi mayor problema es el tiempo: trabajo, tengo dos hijos, me gusta hacer hacer deporte, estoy escribiendo la continuación... Así que hago lo que puedo y es cierto que tiendo a repetir los Twitts y las publicaciones en Face y en G+, pero no doy para más. De vez en cuando cuelgo algún relato corto en mi blog y es cierto que las entradas se multiplican, pero me supone un gran esfuerzo. Así que creo que hay ser un poco comprensivos con estas cosas y no caer en la crítica fácil. Si no te interesa un libro simplemente no lo leas, pero no cuesta nada hacer un un RT o compartirlo, igual le gusta a alguna persona de tu entorno y estás ayudando a un autor que no está respaldado por una gran editorial.
    De todas formas muchas gracias por tus consejos me quedaré por aquí, un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Hola. Soy Autor-Editor de mis propias novelas y sólo las pongo en mi página de Google+ para que las personas que me lean sepan que escribo. No tengo la más mínima intención de vivir de mis escritos. Lo que escribo es por cuestiones que igual he vivido y me interesa que se sepan, nada más. Escribir y escribir lo que escribo me libera la mente y me hace sentirme bien. Soy, en la foto adjunta, quien viste de blanco. Un saludo y gracias por tus consejos. El Duendecillo Valiente. Telde (Las Palmas), 15/06/2016. Saludos.

    ResponderEliminar